Evaluación gratuita del visado - ¡hasta el 30/6/24!

                            Evaluación gratuita del visado hasta el 30 de junio de 2024 - ¡Desbloquee su sueño de Singapur!

Hacer negocios en Australia

Visión general

Como una de las economías más grandes y resistentes del mundo, Australia siempre ha atraído a personas con grandes ideas empresariales. Su tranquilo clima político, sus desarrolladas infraestructuras, su eficaz normativa empresarial, su alto nivel de vida y sus impresionantes paisajes son razones que hacen de este lugar un sitio tan apetecible en el mundo de los negocios. Al estar ricamente dotada por la naturaleza, Australia tiene un enorme potencial en la extracción de recursos (carbón, mineral de hierro, diamantes y producción de gas) que resulta magnético para el gran capital. Al igual que el dinero que el Reino Unido dio a Australia como estímulo tras la II Guerra Mundial, que convirtió al país en uno de los mayores exportadores de carbón y materias primas, los inversores actuales siguen impulsando la economía del país, convirtiéndolo en un lugar perfecto para hacer negocios. Como muchos otros países de primer orden, Australia tiene un paisaje empresarial único que define las ventajas y peculiaridades de dirigir una empresa aquí.

Ventajas de crear una empresa en Australia

Es muy poco probable que oiga hablar de disturbios, escándalos políticos o burocracia escandalosa en Australia. El país ha desarrollado una cultura política sana, leyes y normativas empresariales transparentes y eficaces, un sistema judicial independiente y avanzados mecanismos anticorrupción que garantizan silencio por su dinero y prometen una experiencia empresarial perfecta. El país es elogiado por su persistente crecimiento económico durante dos décadas. Es uno de los campos de inversión más sólidos y de menor riesgo del mundo.
La mano de obra local está bien formada y es multilingüe (excepto el inglés, la mayoría de los australianos hablan lenguas asiáticas o europeas), lo que facilita la realización de sus ideas empresariales. Más de 40% de la mano de obra local tiene títulos terciarios, diplomas y diversas cualificaciones. Es uno de los principales destinos educativos de Asia-Pacífico. Australia se ha convertido en el hogar de muchos inmigrantes (1/4 de los australianos nacieron en el extranjero), y el multiculturalismo forma parte de su mentalidad. Esto, a su vez, da a su empresa un montón de pistas en todo el mundo. Es una oportunidad para que su equipo piense más ampliamente y llegue fácilmente a mercados remotos a través de ese personal multicultural. Si piensa en ampliar su negocio en el futuro -¿y quién no? - la mano de obra australiana, con su mentalidad intercultural, le resultará muy útil.
Australia es un comerciante activo y partidario de las normas comerciales de mercado abierto. Ha firmado un montón de acuerdos bilaterales/multilaterales de libre comercio con muchos países del mundo y, hoy en día, su empresa puede disfrutar de la libertad comercial y expandirse internacionalmente en poco tiempo.
96% de las empresas locales son pequeñas y, por tanto, al intentar abrirse camino en el mercado, no se verá presionado por enormes empresas monopolistas. Australia ofrece condiciones honestas para un buen comienzo. Menos presión significa más libertad y un crecimiento más rápido. Las autoridades están siempre del lado de las pequeñas empresas, protegiéndolas y proporcionando todo tipo de apoyo informativo y administrativo a las nuevas empresas.
Australia admite una gran variedad de estructuras empresariales. Una sociedad "limitada", una sociedad anónima, una sociedad unipersonal, un fideicomiso, una sociedad colectiva y una empresa conjunta son las más populares. Dependiendo de lo que busque - flexibilidad y seguridad o ahorro de impuestos - en Australia puede elegir la entidad empresarial que cumpla sus objetivos empresariales de la forma más eficaz. Todas las entidades jurídicas constituidas son gestionadas por la ASIC (Australia Security and Investment Commission) de acuerdo con la Ley de Sociedades Anónimas promulgada en 2001. Si desea extender su negocio en el extranjero a Australia y no desea registrar su empresa como sociedad australiana, puede someterse a la constitución como sociedad extranjera. Para ello, debe registrarse en la ASIC y, a continuación, nombrar a un agente local y registrar una oficina en Australia. Sin embargo, esta forma de negocio no te libra de la tributación y el cumplimiento de las leyes.
Australia practica uno de los procedimientos de constitución de empresas más fáciles y rápidos del mundo. Una vez realizado el papeleo y preparado el paquete de documentos, puede tardar un par de días en registrar su nueva empresa en el Registro Mercantil Australiano. Además, los extranjeros no necesitan desembolsar un gran capital para constituir una empresa: un par de dólares australianos son suficientes para empezar.
Puede proteger su patrimonio personal de los posibles riesgos asociados a su empresa (como deudas, problemas legales, etc.) constituyendo una sociedad de responsabilidad limitada. Su empresa será responsable ante los acreedores y la ley dentro de los límites de su capital social, y usted no arriesga nada más que las acciones (o raramente algo de dinero extra si emitió acciones "no desembolsadas"). La entidad jurídica de su empresa está totalmente desvinculada de su fundador o fundadores y de sus socios. Por favor, tenga en cuenta que la responsabilidad limitada sólo funciona si el propietario de la empresa no da ninguna garantía personal en caso de deudas (de esta manera sus activos personales se vuelven vulnerables) y dirige su empresa honesta y diligentemente sin mostrar negligencia en incurrir en deudas. De lo contrario, la responsabilidad limitada no protegerá a los propietarios/socios de la empresa de las reclamaciones de los acreedores. En Australia, se permite a una persona registrarse como empresa (su único accionista y director son la misma persona) y beneficiarse de actuar en nombre de la empresa, que es independiente de su propio nombre.
Si registra su nueva empresa como sociedad de responsabilidad limitada, será más atractiva para los inversores. Al comprar acciones de tu empresa, no tienen que hacerse cargo de ningún otro gasto y su inversión está protegida por la responsabilidad limitada de la empresa. Incluso si la empresa atraviesa tiempos difíciles, los inversores no arriesgan nada más que la inversión (acciones). En este contexto, una entidad como, por ejemplo, una sociedad colectiva, no es una buena idea si piensa atraer a inversores, porque un inversor que es "socio silencioso" se convierte en responsable total de las deudas u otras dificultades de la sociedad.
Con todas estas ventajas, debe comprender que, tras constituir su empresa en Australia, pasa a estar sujeto a determinadas obligaciones fiscales y de declaración, así como al cumplimiento de las leyes y normativas empresariales. Dirigir una empresa implica riesgos, responsabilidades, impuestos y costes. La responsabilidad financiera es probablemente la primera implicación a la que se enfrenta. Si decide constituir su empresa en Australia, debe tener en cuenta los siguientes puntos importantes. Para evitar frustraciones y malentendidos en el proceso de constitución y errores en el período posterior a la constitución, le recomendamos que contrate los servicios de un profesional de apoyo a la constitución, que normalmente incluye la elaboración de estrategias fiscales.

Implicaciones posteriores a la incorporación en Australia

  1. Coste de instalación y gastos posteriores

Registrar una empresa en Australia no es gratis. Le cobrarán por cosas como el registro de un nombre comercial (el precio dependerá de la duración del registro: 1 año o 3 años) y el registro de la empresa (que le costará entre 600 AUD y unos 1500 AUD, dependiendo del proveedor de servicios de constitución). Registrar una empresa es más costoso que limitarse a registrar un nombre comercial, pero una vez constituida como empresa (Pty Ltd), su negocio tendrá una imagen de empresa seria y le compensará cada vez que trate con banqueros, proveedores y clientes.
Una vez caducado el registro de su nombre comercial, tiene que renovarlo por 1 año o 3 años pagando 34 AUD o 79 AUD respectivamente. Obtener el número de empresa no es obligatorio a menos que usted sea el pagador del impuesto sobre bienes y servicios; para las demás empresas no es obligatorio, pero recuerde que, si no tiene el número, las empresas con las que trate tendrán que pagar la retención a cuenta.
Añada a esto los gastos asociados a la gestión de sus cuentas financieras (los buenos contables pueden ser caros, pero aún así puede elegir si contratar al contable a tiempo completo o recurrir a él sólo para los periodos de declaración obligatoria).

  1. Sistema fiscal

Australia no puede considerarse un paraíso fiscal, pero sigue teniendo sus ventajas en comparación con otros países de primer orden. Por ejemplo, las pequeñas empresas pueden acogerse a una lista de reducciones fiscales si su facturación anual no supera los 2 millones de AUD.

El impuesto sobre la renta depende de la fuente de ingresos, la residencia del contribuyente y la cuantía del beneficio obtenido. Los ingresos de la empresa (incluidos los dividendos y las plusvalías) se gravan al tipo fijo de 30% sin ningún umbral libre de impuestos. En algunos casos, las empresas pueden solicitar deducciones fiscales.

La renta de las personas físicas (también se gravan los dividendos y las plusvalías) también está sujeta al impuesto sobre la renta, cuyo tipo depende del estatus de residencia de la persona y del importe de la renta anual. Para los residentes, la tributación comienza a partir de los ingresos superiores a 18,2k AUD al tipo de 19%. El tipo aumenta gradualmente a medida que aumentan los ingresos. El tipo máximo de 45% (más 54,547k AUD adicionales de un impuesto fijo) se aplica a los ingresos superiores a 180k AUD.

Para los no residentes, la tributación comienza a partir de 0 AUD a un tipo de 32,5% y el tipo máximo es de 45% (más 63k AUD adicionales de un impuesto fijo) para rentas superiores a 180k AUD. Es razonable buscar la manera de obtener la residencia permanente en Australia ya que proporciona una reducción tangible de impuestos y créditos de dividendos. A diferencia de las empresas, las personas físicas pueden obtener hasta la mitad de sus ganancias de capital libres de impuestos.

Al mismo tiempo, el principio de residencia permite a un no residente ser más flexible a la hora de pagar impuestos, ya que en Australia sólo tributan por los ingresos obtenidos dentro del país, mientras que los residentes tributan por todos los ingresos, independientemente de su origen. Australia ha firmado un gran número de convenios de doble imposición que ayudan a las personas y empresas que obtienen beneficios en el extranjero a evitar la doble imposición en ambos países. Una vez pagados los impuestos por los ingresos en el extranjero, es posible obtener un crédito fiscal por ellos en Australia.

Otros impuestos que las empresas deben tener en cuenta son: la exacción Medicare (hasta 2%), el impuesto sobre bienes y servicios (10%), el impuesto de jubilación (más de 9%), los derechos de aduana, los impuestos especiales, las retenciones fiscales (por ejemplo, el impuesto de reparto que debe retener y luego pasar a Hacienda si paga salarios a los empleados y directivos de su empresa), etc. La fiscalidad se ejerce a dos niveles: además de los impuestos federales antes mencionados, pueden aplicarse muchos impuestos locales (establecidos por los gobiernos de los territorios) (por ejemplo, el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados y los impuestos sobre el suelo y los vehículos de motor).
Su empresa debe registrarse para pagar el Impuesto sobre Bienes y Servicios si su facturación anual es superior a 75 000 AUD (150 000 AUD para organizaciones sin ánimo de lucro) o si tiene un negocio de alquiler de taxis o coches.

  1. Registros y archivo

Las empresas constituidas en Australia deben conservar sus registros durante 5 años. Hay muchas herramientas electrónicas disponibles para este fin. En Australia, el ejercicio fiscal termina el 30 de junio. Las empresas más pequeñas pueden presentar sus declaraciones fiscales cada 3 meses o una vez al año, mientras que las grandes empresas deben ocuparse de presentar sus impuestos todos los meses. Si no cumple el plazo, se le aplicarán sanciones. Debe presentar la declaración de la renta de su empresa mediante un formulario en el que se especifiquen sus ingresos imponibles y el impuesto pagado en sí. Aunque su empresa no gane nada durante el ejercicio, debe presentar el impreso de declaración de la renta. La fecha límite para las grandes empresas (las que tienen unos ingresos anuales superiores a 10 millones de AUD) es el 15 de enero: se presenta la declaración de la renta correspondiente al ejercicio fiscal que terminó el año natural anterior.

  1. Cumplimiento legal

Si constituye una empresa en Australia, está obligado a cumplir las leyes relacionadas con su sector, el empleo, el pago de impuestos, etc. Las normas del sector cambian de vez en cuando, ya que están bajo la influencia de intereses políticos. También debe estudiar las normas de empleo y todos los aspectos fiscales para tomar una decisión bien informada sobre la constitución de una empresa en Australia.

Procedimiento de registro de empresas

Una vez decidida la entidad comercial para su nueva empresa australiana y una vez que haya resuelto los impuestos y otros costes, usted o su agente de constitución autorizado pueden pasar a preparar el registro de su empresa. En primer lugar, tendrá que obtener su Número de Sociedad Australiana en la ASIC y, a continuación, deberá registrarse en la ATO (Australian Tax Office) y en el ABR (Australian Business Registrar). A diferencia de las empresas, los fideicomisos y las sociedades colectivas, los empresarios individuales no tienen que obtener un TFN (Tax File Number) por separado para llevar un negocio en Australia.

Crear una empresa en el extranjero es una gran oportunidad para hacer realidad sus ideas empresariales y aportar valores competitivos a la economía local. Con una sabia estrategia y planificación fiscal, podrá alcanzar fácilmente la cima de sus objetivos. La información proporcionada contiene cuidadosas consideraciones relativas a hacer negocios en el extranjero; sin embargo, no sustituye el asesoramiento de un profesional. No dude en confiar su idea de negocio a un agente de incorporación experimentado para que su establecimiento en Australia sea fluido e impecable.

¿Mudar su empresa a Australia?

Obtenga ayuda profesional para crear su empresa en Australia.

¿Necesita ayuda para conseguir su visado para Australia?

Consulte a continuación todos los temas relacionados:
es_ESSpanish

Obtenga hoy mismo su evaluación gratuita de la idoneidad para obtener un visado

Desbloquee su viaje a Singapur - Evalúe su elegibilidad para el visado con expertos.

Obtenga hoy mismo una evaluación gratuita en línea de su visado - Averigüe si puede optar a un visado en función de su perfil.

No vuelva a fracasar en su solicitud de visado

Descubra si cumple los requisitos para obtener un visado antes de solicitarlo

Rellene el siguiente formulario para obtener una evaluación gratuita y asegurarse de que su solicitud va por buen camino.

Evaluación gratuita

× Whatsapp ¡Ya!